viernes, 30 de noviembre de 2007

Messengeradas II: breve ensayo sobre el infinito

Maní dice:
me pierdo con lo de que la masa infinita se conserva

Trylobytero dice:
ya lo dice el artículo, aún no se manejan bien esas cosas del infinito

Maní dice:
es verdad, el infinito es una cosa que esta ahí, que no sabes por dónde le vas a meter mano

Trylobytero dice:


Trylobytero dice:
es como un bocata enorme

Trylobytero dice:
no sabes por dónde empezar

Maní dice:
sí, con un montón de cosas dentro


Este ensayo está basado en una conversación real y puede contener trazas de huevo y cacahuete, por lo que no se considera apto para matemáticos alérgicos ni para nadie en general.
Skippy, el gato escriba, evoluciona favorablemente de las heridas sufridas durante la elaboración de un boletín anterior hacia una forma de vida más avanzada.

2 comentarios:

M dijo...

A mi el infinito me da vértigo y los bocadillos demasiado grandes dolor de cabeza. Aunque para ilustrar lo de no sabes por donde le vas a meter mano tal vez sea más adecuado como ejemplo un kebab ^^

RIGOLETTO dijo...

O Scarlett Johanson